316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

La próxima reforma debe exigir a las personas naturales el uso del sistema financiero


Desde que la Corte Constitucional permitió la exención del 25% de los ingresos a las personas que declaran con el sistema Iman, se prendieron las alarmas sobre qué va a hacer el Gobierno para compensar ese hueco fiscal adicional que se generará en 2017. En entrevista con LR, Andrés Millán, abogado de Philippi Prietocarrizosa &Uría, explicó que desde el punto de vista jurídico la decisión de la Corte es acertada, aunque advierte que se afectó el propósito con el que se creó el Imán.

Además, indicó que es necesario iniciar el debate sobre cómo reducir las exenciones de impuestos y que uno de los pilares de la próxima reforma tributaria debe ser acercar a las personas naturales al sistema financiero, y debe estar acompañada de una reducción en el costo de las transacciones.

 

¿Qué opina de revivir la exención de 25% de los ingresos en la declaración en sistema Iman?

Considero que desde una perspectiva puramente jurídica y eliminando cualquier consideración de naturaleza económica, la medida es equitativa y justa, puesto que está haciendo prevalecer el principio de equidad en materia tributaria, ya que protege el derecho al mínimo vital y su goce efectivo, para todo el universo de empleados y que son beneficiarios de la exención, sin atención al nivel de ingresos de cada uno de ellos.

Sin embargo, es preciso mencionar que la introducción de esta exención en materia del Iman afecta el propósito inicial de este impuesto, el cual es constituir un sistema presuntivo y obligatorio de determinación del impuesto sobre la renta de los empleados que no estuviere afectado por aminoraciones estructurales que afecten o disminuyan la base gravable de éstos contribuyentes.

 

¿Por qué la Corte toma esta decisión?

De acuerdo con el texto de la sentencia son dos temas los que analiza la Corte para adoptar su decisión. El primero de ellos es si la incorporación del Iman conlleva una violación al principio de irrenunciabilidad de los beneficios mínimos establecidos en normas laborales. Hecho el análisis de este cargo, la Corte concluye que si bien la renta gravable alternativa del Iman está integrada por disposiciones que consagran beneficios laborales y que razonablemente estos pueden considerarse como  mínimos e irrenunciables para efectos laborales, la introducción de este sistema alternativo de determinación del impuesto sobre la renta no está orientado a que se conduzca, obligue o permita a los empleados a  renunciar a sus beneficios mínimos en materia laboral y, en consecuencia, concluye no se desconoce el principio constitucional de irrenunciabilidad a los beneficios mínimos laborales, por lo cual, la Corte desestima este cargo.
 
El segundo tema que analiza la Corte en su sentencia es en atención a las disposiciones constitucionales que garantizan el derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas, es constitucional que la base gravable del Iman para empleados hubiera introducido ingresos provenientes de relaciones laborales que antes se encontraban necesariamente exentos.
 
Para resolver este segundo punto la Corte atiende al principio de equidad que debe aplicar en materia tributaria, en su dos dimensiones, la horizontal y la vertical, afirmando que en materia de impuestos, estos además de tener que atender la capacidad contributiva de quien lo paga, gravar de igual manera a quienes están en iguales condiciones y no ser confiscatorio (equidad horizontal) también deben ser progresivos, que significa que a mayor capacidad económica mayor contribución y sacrificio en el pago del tributo.
 
Por último,  la Corte afirma que los tributos y los elementos que los componen deben siempre respectar el principio del mínimo vital, que consiste en que se deber garantizar que estos no afecten los recursos que requiere un contribuyente persona natural para tener una existencia digna, y fue la violación de éste principio el que de acuerdo con la sentencia se está viendo afectado al no haberse justificado adecuadamente y debatido de manera suficiente las razones por las cuales en el Iman no se tenía en cuenta una exención que históricamente se había otorgado a los trabajadores y que según la misma Corte, es de aquellos beneficios que tienen como finalidad proteger el mínimo vital al que tienen derecho los trabajadores, haciendo que por ello esta norma fuera regresiva.

A partir de la aparición de los sistemas Iman e Imas, el recaudo de renta en personas naturales pasó de $1 billón en 2012 a $1,5 billones que se esperan este año. ¿Le preocupa que se caiga ese recaudo con la determinación de la Corte, qué efectos podría tener esa decisión?

Efectivamente y sin perjuicio de los argumentos que se puedan manifestar para considerar conveniente o no la aplicación de esta exención en materia del Iman, el efecto de ello es que se va a reducir el recaudo renta de las personas naturales, y esto lo evidencia la misma Corte en su sentencia al señalar que dado el alto sacrificio e implicaciones que puede traer esta decisión en materia de planeación y presupuesto de la Nación, la aplicación de esta exención en materia de Iman solo entrará a regir a partir del año 2016, con lo cual queda claro el efecto que esto traerá en materia de las finanzas del Estado.

En este orden de ideas, es innegable que en una próxima reforma tributaria, el tema del impuesto sobre la renta aplicable a personas naturales será uno de los que se discutirá y muy probablemente será objeto de cambios, buscando gravar aún más las rentas laborales bien eliminando los pocos y escasos beneficios tributarios que aún existen en este campo, incrementando la base de contribuyentes o incrementando las tarifas.   Así ya lo han dejado ver el actual Ministro de Hacienda quien en diversos foros especializados ha manifestado la imposibilidad de seguir aumentando los impuestos en cabeza de las empresas y la necesidad de exigir más contribución por parte de las personas naturales.

 

En el marco fiscal de mediano plazo dice que las exenciones en el impuesto de renta a personas naturales valen $31 billones, ¿cómo hacer para llevar las exenciones a su justa medida?

Teniendo en cuenta el impacto económico que este tipo de rentas está teniendo en las finanzas del Estado, considero que no obstante ser un tema espinoso por el componente social y por el sacrificio político que puede generar, este debe ser revisado y debatido a fondo por el Gobierno y los ciudadanos a través de grupos o agremiaciones que los representen, para efectos de definir realmente cuales de estas rentas laborales deben mantener su naturaleza de exentas en pro de proteger el mínimo vital de los contribuyentes y cuales, por ejemplo pueden empezar a ser eliminadas de forma progresiva.
Sin embargo, lo anterior debe ir acompañado de un verdadero compromiso del Gobierno de disminuir el gasto público y la redistribución de los recursos en inversiones que  rediman en beneficios y calidad de vida para los ciudadanos.
Mucho se ha dicho que las personas naturales tributan relativamente poco en Colombia.
 

¿Qué debe tener en cuenta la próxima reforma tributaria para hacer más equitativa la tributación entre las personas naturales en el país? 

Creo que además de continuar con el esfuerzo de ampliar la base de contribuyentes del impuesto sobre la renta y de discutir la modificación o desmonte progresivo de algunas exenciones actualmente existentes, la próxima reforma debe enfocarse en herramientas que exijan a las personas naturales el uso del sistema financiero y desestimule el uso del efectivo, lo cual deberá ir acompañado de una disminución en los costos de las transacciones financieras.
Adicionalmente, será necesario que se debata la manera de otorgar mecanismos que castiguen de forma severa la evasión de impuestos por parte de las personas naturales.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías