316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Las cuentas de ahorros ya no atraen clientes


Fondos de Inversión Colectiva y de pensiones son los de mayor potencial de crecimiento.

Hoy, las personas están buscando alternativas de ahorro que les reconozcan no solo algo de rentabilidad sobre sus recursos, sino otra serie de beneficios.
Hoy, las personas están buscando alternativas de ahorro que les reconozcan no solo algo de rentabilidad sobre sus recursos, sino otra serie de beneficios.

Al parecer los colombianos le están perdiendo el ‘cariño’ a las cuentas de ahorro y la prueba está en que su dinámica actual ya no es como la del pasado reciente, aunque se mantienen como el principal producto financiero en términos de captación de recursos, con 135,6 billones de pesos y un volumen de clientes de 43,8 millones hasta enero pasado.

Hoy las personas están buscando alternativas de ahorro que les reconozcan no solo algo de rentabilidad sobre sus recursos sino otra serie de beneficios, como exenciones tributarias y cuotas de administración más económicas.

La cuota de manejo de una cuenta de ahorro está entre los 1.100 y los 10.100 pesos, mientras que la de la tarjeta débito vinculada a una cuenta de ahorros oscila entre los 1.750 y los 10.200 pesos, según la Superintendencia Financiera.


En enero pasado las cuentas de ahorro, según datos de la Superfinanciera, no registraron ningún crecimiento en términos reales, mientras que los CDT lo hicieron a un ritmo del 11 por ciento, los fondos de inversión colectiva (FIC) al 9,5 por ciento y las pensiones voluntarias crecieron a una tasa real anual del 2,1 por ciento ese mismo mes.

Los colombianos están encontrando fórmulas distintas de ahorrar, entre las que se destacan guardar su dinero en alcancías o en efectivo”, indica la más reciente Bitácora de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Agrega, además, que esto se debe no solo a que en las tradicionales cuentas de ahorro bancarias los intereses devengados llegan a ser negativos, sino porque “los propios bancos hace mucho rato no despliegan una estrategia para alentar el ahorro de los colombianos de a pie, que incluya sustanciales reducciones en las cuotas de manejo, talonarios, retiros en cajeros y un largo etcétera”.

Con algunas excepciones en cuentas que no son transaccionales ni de nómina, los bancos están incentivando a las personas a retornar a este instrumento reconociéndoles una tasa de interés, incluso, sobre los saldos diarios.

Para la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) es evidente que los beneficios de las cuentas de ahorro, las tradicionales y las electrónicas, de reciente creación, “van más allá de una tasas de interés, pues incluye el acceso (de las personas) a un amplio portafolio de servicios y canales, con la seguridad y tranquilidad de que el dinero se encuentra en una entidad confiable”.

Lo cierto es que el crecimiento de las cuentas de ahorro hoy en día es casi nulo, a lo que se suma el hecho de que más de la mitad (55,7 por ciento) se encuentra inactivo.

Pese a que los intereses que reconocen las entidades en los CDT no son de los más altos del mercado, entre 1,39 y 5,80 por ciento efectivo anual, según datos del Banco de la República con corte al 20 de marzo, estos se cuentan como los instrumentos más dinámicos.

En materia de clientes, las cifras oficiales indican que hoy, entre corporativos y personas naturales, en el sistema hay poco más de 824.000, en tanto que en el último año solo aumentaron en 26.000. En las cuentas fueron cerca de 3,4 millones de clientes nuevos.

Hasta enero pasado bancos como Coopcentral, WWB, Bancamía y Pichincha, en su orden, eran los que reconocían los más altos intereses en CDT con tasas de 7,03; 6,42; 5,94 y 5,79 por ciento efectiva anual, respectivamente.

Mayor diversificación

Otro de los productos de ahorro e inversión hacia el cual se están volcando muchos colombianos son los Fondos de Inversión Colectiva (FIC) manejados por las fiduciarias, comisionistas y sociedades administradoras de inversión (SAI) y en los que ya hay más de 55 billones de pesos.

José Miguel Santamaría, vicepresidente de Gestión de Activos de Credicorp Capital, señala que una de las razones de la dinámica de este instrumento esa la posibilidad que tienen las personas de tener sus recursos rentando en diferentes tipos de activos, “a la opción que tienen de poder diversificar, y al internet ya que estas inversiones se pueden realizar online”.

Cifras de la Asociación de Fiduciarias (Asofiduciarias) indican que en la actualidad más de 1,2 millones de personas participan de los FIC en el país y que hasta octubre del año pasado los rendimientos abonados a estos fueron cerca de 1,3 billones de pesos.

No es fácil saber en promedio cuánto rentan estos fondos, pues como dice Santamaría de Credicorp Capital, esta depende en buena medida de los activos en que se invierten sus recursos y los plazos de la inversión. Sin embargo, apunta que “para un fondo vista con calificación AAA, la rentabilidad debe estar entre el 4 y el 5 por ciento anual”.

Otras de las opciones que están empleando los colombianos para ahorrar pensando en planes futuros son los fondos voluntarios de pensiones manejados por las administradoras privadas (AFP), las fiduciarias y algunas aseguradoras.
Hasta enero pasado en dichos fondos había cerca de 14,4 billones de pesos, 800.000 millones más de los que había en igual mes del 2014, lo que supone un crecimiento real del 2,1 por ciento, según datos de la Superfinanciera.

Poco hábito de ahorro
Pese a esas cifras, los colombianos no se destacan por ser grandes ahorradores en la región, entre otras razones, porque no existe un hábito saludable en ese sentido y por diversos factores socioeconómicos.

En esto le ganan países como Venezuela, México, Perú y Chile, solo supera a Brasil, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de la República.

“Para ahorrar se requiere desarrollar el hábito y ese hábito se debe formar preferiblemente desde la niñez, cuando es más fácil enseñar al individuo a diferenciar un deseo de una necesidad. El mejor ejemplo es enseñar tempranamente el uso responsable y racional de los recursos naturales”, señala el Banco de la República.

Agrega que el ahorro no depende del nivel de ingreso. El hábito de ahorrar está presente cuando hay una preferencia por el consumo futuro. Además, requiere tener las cuentas claras utilizando un presupuesto lo cual ayuda a organizar los gastos, para que estos no superen los ingresos.

Los expertos en finanzas de hogar recomiendan ahorrar por lo menos el 10 por ciento de los ingresos mensuales.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías