316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Durante el año pasado se clonaron 300.000 tarjetas débito y crédito en el país


Durante 2014, según cifras entregadas por el departamento de delitos informáticos de la Dirección Nacional del cuerpo de Investigación de la Fiscalía General de la Nación, se presentaron en todo el país 300.000 casos de tarjetas débito y crédito clonadas.
 
Aunque se trata de una dato pequeño en cuanto al número de plásticos que circula en el mercado (con cifras a diciembre de 2014 sumaban  33.553.711), es un flagelo que continúa latente en el mercado financiero.   
Según Fabio Herrera, coordinador nacional de delitos informáticos del cuerpo de investigación de la Fiscalía, el procedimiento de quienes clonan las tarjetas de manera física (por datáfono y cajero), funciona con la herramienta ‘skimming’: un escaneo de la banda de la tarjeta. “La herramienta que utilizan copia la información que se almacena en la banda de la tarjeta débito o crédito, posteriormente conectan ese dispositivo a un software instalado en un computador para que esa información se pegue en una nueva tarjeta”, explicó.   
Aunque en el país ya se está trabajando en el cambio de tarjetas a chip, mientras permanezca la banda en los plásticos será muy difícil evitar el riesgo de una clonación. “Todas las tarjetas tienen banda y todas pueden ser susceptibles a la clonación, ahora se incluye la clonación de tarjetas con chip, esta tecnología es antigua, hemos encontrado mecanismos especializados para obtener la información de ese chip”, aseguró el investigador.  
Emilio Vázquez, gerente de mercadeo de la Región Andina de Gemalto, firma que fábrica los chips de las tarjetas, dijo que siempre será más seguro un plástico de ese tipo, mientras se le de el manejo adecuado. 
En cuanto al costo de un caso por clonación, Herrera aseguró que puede llegar a $14 millones por cada caso. “La maquinaria judicial, policía judicial, fiscales, jueces, tiempos de investigadores y desplazamientos, hacen parte del costo”, indicó. Los bancos también incurren en estos gastos cuando, después de presentarles las pruebas necesarias, deben devolver el dinero a sus clientes.   
Según María Mercedes Cuéllar, presidenta de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), el afectado tiene derecho a presentar su queja ante el banco y ante el defensor del consumidor. “El reclamo de los robos depende de cada caso específico. La clonación de tarjetas representa un número muy reducido con respecto al número de transacciones que se hacen en el mercado, hablamos de 1 por cada 10.000”, dijo Cuéllar.  
Según cifras de la Superintendencia Financiera con corte a junio del año pasado, las transacciones por cajero y datáfono sumaron 521.078.470, si se tiene en cuenta el dato de la presidenta de Felaban, serían entonces 52.107 clonaciones por estos canales.  
Pese a que LR consultó a los bancos sobre cuántas tarjetas por entidad han sido clonadas, se mostraron herméticos dada la complejidad para hacer el cálculo y no suministraron información al respecto. No obstante, sí tienen recomendaciones para garantizar la seguridad de sus clientes.   Por ejemplo, Bancolombia recomendó no perder de vista la tarjeta en el momento de la compra; y cuando esté en el cajero, cubra con su mano el teclado a la hora de digitar la clave.  
Citibank recomienda no compartir su clave con ninguna persona, solo memorizarla y guardar las tarjetas en un lugar seguro. Mientras que el Bbva asegura que lo mejor que puede hacer el usuario es cambiar de clave frecuentemente, o preferir retirar dinero en cajeros automáticos dentro de centros comerciales.  
Dmitry Bestuzhev, director de investigación y análisis para Latinoamérica de Kaspersky Lab, aseguró que “los lugares más propensos a una clonación son los cajeros automáticos ubicados en los lugares abandonados donde no existe una vigilancia física y las gasolineras”. 
Otra modalidad de robo es vía transacciones por internet. Citibank también recomienda solo hacer movimientos en sitios web de comercio seguros. Bbva, dice que se deben realizar transacciones en computadores seguros y no en lugares públicos como un café internet. La protección de los movimientos en línea es vital para los clientes. “La seguridad hoy en día es absoluta o es nula, no hay puntos medios”, dijo Bestuzhev.  
Por otra parte, el experto de Kaspersky Lab dice que no es más seguro hacer transacciones vía teléfono celular. “Cuando uno usa el celular para los pagos, uno utiliza el internet. Dependiendo de la conexión, estos datos también pueden ser interceptados e interpretados para recuperar las credenciales de acceso.  

Índice de filtración de datos mundial creció 49% 
Según cifras del Breach Level Index (índice de filtración de datos), que entregan Gemalto y SafeNet, el indicador creció 49% con respecto a 2013. El estudio revela que hubo 1.500 filtraciones que provocaron 1.000 millones de datos comprometidos en todo el mundo. También muestran que se perdieron datos por 78% adicional a 2013. El mayor interés de los ciberdelincuentes es el robo de identidad, categoría que ocupó 54% de todas las filtraciones de datos, y fue superior al de filtraciones en el sector financiero. Este sector está presentando cambios en la pérdida de datos que pasó a 1.100.000 casos de 112.000 en 2013. 

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías