316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Se abre el debate por líderes gremiales perpetuos


Varios de los dirigentes de las organizaciones gremiales del país llegaron hace más de una década a su cargo, lo que es consistente con la falta de relevo generacional que los expertos económicos y empresarios del país destacan como uno de los problemas en estas asociaciones.

Ese es el caso de Camilo Llinás, presidente de la Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa), que está desde hace 31 años a la cabeza de la organización; de Rafael Hernández de Fedearroz, que es presidente hace 23 años; Luis Carlos Villegas de la Andi al frente de la entidad hace 17 años y Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) quien lleva 12 años al mando de este gremio.
Sin embargo, las opiniones están divididas en cuanto a si la permanencia por un largo periodo al frente de una organización de este tipo es positiva o no para un gremio.
De acuerdo con Raúl Ávila, director de estudios económicos de la Coalición para la Promoción de la Industria Colombiana, la permanencia por largo tiempo de un dirigente gremial permite que se tenga un amplio conocimiento del sector, lo que es fundamental para la toma de decisiones al interior de la organización y en términos de representatividad de los afiliados frente al Gobierno.
Sin embargo, según Francisco Cubillos, director del programa de administración de empresas de la Universidad del Rosario, a pesar de que los dirigentes de las agremiaciones “son personas de mucha experiencia en sus subsectores y son interlocutores válidos frente al gobierno, pueden caer en la figura de desgaste, porque son muchos años por los que han estado en el cargo y en una organización es fundamental el relevo generacional, porque hay gente detrás de ellos que tiene nuevas ideas y es necesario hacer un cambio”.
Pero dentro de los gremios del país también hay dirigentes que han asumido el mando desde hace poco. Ese es el caso de Alberto Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), quien tiene ese cargo desde hace diez meses; Juan Leonardo Correa, de Cotelco, asumió la presidencia en 2011; mientras que Rodrigo Cruz, presidente de la Asociación de las micro, pequeñas y medianas empresas (Acopi) y María Alejandra Grueso, presidenta de la Asociación Colombiana de la Industria de la Comunicación Gráfica (Andigraf) están en sus cargos desde el año pasado.
Para Alberto Yohai, presidente de la Ccit, “es importante que este tipo de organizaciones sean proactivas, se requiere de una renovación continua de ideas y de actividades para dar un valor agregado a las empresas afiliadas”.
Muchos gremios y más fuertes
Según los expertos, aunque no se conoce una cifra exacta de cuántas organizaciones gremiales hay en el país, lo cierto es que en Colombia hay una gran cantidad de estas asociaciones en cada uno de los sectores debido a la diversidad de producción. Rafael Mejía, presidente de la SAC señaló que el Consejo Gremial Nacional tiene como afiliados actualmente 21 organizaciones de este tipo, que son las más importantes del país.
Esta organización reúne a Acolfa, Acopi, Acoplásticos, Andi, Analdex, Andesco, Asobancaria, Asocolflores, Asofondos, Asofiduciarias, Asocaña, Camacol, Cámara Colombiana de la Infraestructura, Colfecar, Confecámaras, Cotelco, Fasecolda, Fedegan, Fedepalma, Fenalco y SAC, todos gremios de diferentes sectores de la economía.
Cesar Ferrari, profesor de economía de la Universidad Javeriana, señaló que en Colombia existe la impresión de que hay muchos más gremios en relación con otros países de América Latina y que están mejor organizados, lo que los hace más fuertes porque su relación con el Gobierno es más estrecha. “En otros países del subcontinente no hay buenas relaciones con los gobiernos y a los empresarios no les interesan tanto estas afiliaciones”.
Por su parte, José Manuel Restrepo, rector del Colegio de Estudios de Administración (Cesa), afirmó que “en Colombia hay tantos gremios que hay de todas las calidades. Tal vez en otros países existan unos más fuertes que en el caso colombiano, pero en el país hay importantes organizaciones y fuertes, así como hay algunos que son bastante débiles”.
Restrepo destacó que las empresas del país buscan asociarse para defender sus intereses en conjunto y a través de un intermediario.
Raúl Ávila, director de estudios económicos de la Coalición para la Promoción de la Industria, afirmó que Brasil y Argentina, al igual que Colombia, tienen una gran diversidad de producción, razón por la cual existen muchos gremios, asociaciones y representatividad de pequeños productores. Chile y Perú, por su parte, están creciendo mucho, pero no hay gran diversificación, por lo que los gremios no son tantos.
Pagos de afiliación son diferentes para cada compañía
Para pertenecer a una organización gremial, es necesario pagar una cuota de afiliación anual, cuyo valor varía de acuerdo al gremio. Generalmente, los pagos no son fijos y varían para cada compañía que desee ser miembro. En la Andi, por ejemplo, dicha cuota se define con las cifras de producción y de ventas de cada firma, que se toman como variables de acuerdo a un estudio realizado por la entidad. Para Sidoc, por observar otro caso, el pago anual como afiliado a Fedemetal fue de $27.566.000, pero según la firma, el pago ascendió casi $100 millones por apoyo a publicidad.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

septiembre 2014
D L M X J V S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Categorías