316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

División entre Compensar y Anif por los parafiscales de las cajas de compensación


Tras la reforma tributaria de 2012, las cajas de compensación han estado en la mira de los centros de pensamiento como el próximo paso para disminuir los gastos laborales de las empresas y por esta vía aumentar la formalidad.

Gracias a los parafiscales destinados estas corporaciones, el año pasado se recaudaron $4,23 billones, de acuerdo con cifras de Asocajas, que muestran que actualmente hay 16,6 millones de afiliados a las 43 entidades presentes en el país.
Sergio Clavijo, presidente de Anif, propone eliminar los parafiscales para estas corporaciones, que actualmente llegan a 4% de los salarios. Sin embargo, el presidente de Compensar, Néstor Rodríguez, asegura que el trabajador sería el más perjudicado con una medida de este tipo, pues dejaría de percibir varios beneficios sociales.
Desde 1954 se crearon las cajas de compensación en Colombia como resultado de una negociación entre los trabajadores y las empresas y desde 1963 pueden brindar diferentes servicios sociales. Su principal objetivo, en un principio, fueron los subsidios familiares y de manera general la ejecución de las prestaciones sociales.
Ahora, las corporaciones se encargan, además, de todo el tema de recreación y deporte, educación, salud subsidiada, fondos de desempleo, hogares infantiles, entre otros.
La financiación de las cofamiliares se da a partir de parafiscales, es decir un tributo de un grupo de la población que a la final va a ser el que disfrute el gasto público resultado de dichos recursos. Este es uno de los impedimentos, según los expertos, para sustituirla por otro tipo de impuestos.

“Aplicación de aportes para cajas de compensación es altamente regresiva”
La disminución de los parafiscales fue la apuesta de reforma tributaria de 2012 para aumentar el empleo formal. De acuerdo con cifras del Gobierno, gracias a su implementación la tasa de formalidad ha subido hasta llegar a 46,5% en abril, mientras el desempleo ha caído a 9%. Sin embargo, de acuerdo con Sergio Clavijo, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), estas medidas se quedaron cortas.

Con la Ley 1607 de 2012 se eliminaron los parafiscales destinados al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y al Sena desde 2013, y a salud desde enero de este año, para financiarse a través de un nuevo gravamen denominado Impuesto Sobre la Renta para la Equidad (Cree). Sin embargo, de acuerdo con Clavijo, estas actuaciones “resultaron subóptimas”, pues “no se desmontaron los recursos de 4% de las cajas de compensación, un ejemplo histórico de rentas capturadas”.
El centro de pensamiento señala que hay grupos relativamente pequeños que tienen éxito en organizarse y lograr quedarse con una porción de las rentas estatales, en contraposición con los intereses de la comunidad en general. Este es el caso de las cofamiliares.
Clavijo, en uno de sus usuales comentarios económicos plantea que estas corporaciones, que nacieron con el objetivo de dar apoyos con subsidios a las familias de estratos bajos, “lograron crecer en todos los frentes (mercados, educación, salud, recreación), gracias a la captura de ni más ni menos que del 4% de las nóminas salariales, reportando hoy casi 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB), y triplicando lo que se gasta el Estado en el programa asistencial de Familias en Acción”.
Estos gastos para las empresas, de acuerdo con Asociación, van en detrimento del aumento del empleo formal. Actualmente, los sobrecostos no salariares ascienden a 46% del salario de los trabajadores de tiempo completo, a pesar de la reducción de 13,5% gracias a la reforma tributaria, lo que a la final limita el crecimiento de la formalidad en el país.
Según el presidente de Anif, si se quiere seguir aumentando la formalidad y elevar la relación entre la Población Económicamente Activa (PEA) y las contribuciones a la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila) del actual 37% hacia un 60% o 70%, como se observa en Chile, “el siguiente paso debe ser entonces el desmonte de la contribución del 4% sobre la nómina que hoy va a las cajas de compensación”.
El tanque de pensamiento ha manifestado, sin embargo, que los Gobiernos “ni siquiera se atreven a hablar de este tema” en el Congreso de la República, porque las bancadas están alineadas con estas corporaciones.

“El que sale perdiendo es el trabajador porque no tendrá acceso a servicios”
Las cajas de compensación ven inconveniente la propuesta de Anif de eliminar los parafiscales destinados para las corporaciones, pues para ellas habría un fuerte impacto social y los trabajadores serían los perdedores con la medida.

Néstor Rodríguez, presidente de Compensar, explica que “el que sale perdiendo es el mismo trabajador, porque obviamente no tendría acceso a los servicios y beneficios de esa prestación social”.
Sobre el impacto que podría tener una reducción de los parafiscales en la creación de empleo formal, el directivo manifestó que el tema “no es de poca monta”, pero al hacer un balance entre lo que se gana y lo que se pierde, son más las desventajas, pues está comprobado con otras reformas similares que el hecho de que la mano de obra se abarate no se traduce en mayor empleo, pues hay otros factores que inciden en la contratación como la dinámica en el sector y el buen desempeño de las empresas.
Aunque ha habido otras propuestas para financiar las cajas de compensación, Rodríguez manifestó que será necesario revisarlas, pero en el actual modelo hay dos cosas a resaltar. Primero, su carácter parafiscal, de origen empresarial y fruto de un acuerdo social, sin la intervención del Gobierno y segundo, el punto de vista de política e institucionalidad.
Explica que así el país se estaría “encaminando peligrosamente a que únicamente haya privados con ánimo de lucro, que es legítimo y la base del desarrollo empresarial, o entidades públicas, con todo lo que implica eso”. Resalta que el riesgo de que desaparezcan entidades como las cofamiliares es la pérdida de dinamismo institucional en el llamado tercer sector.
El presidente de Compensar manifiesta, además, que las cajas de compensación han demostrado ser buenas ejecutoras. “Las actividades que realizamos, por ejemplo en educación técnica y tecnológica es porque de alguna manera la labor del estado y de la sociedad no alcanza a ser suficiente y se produce una intervención de los servicios sociales”.
Precisamente, está es una de las críticas que se les hace a las corporaciones, pues han diversificado en gran medida su portafolio y hay voces que proponen su focalización en temas como la salud. En ese sentido, el directivo reconocer que hay muchos temas que se les han “colgado”, como es el caso de los hogares infantiles, los subsidios al desempleo, la educación, entre otros, y por lo tanto sí se necesita focalizar. Para esto los puntos clave son “la protección del sector formal, asociado a la prestación del subsidio familiar, luego salud, y dejar un poco abierto dependiendo de la capacidad de cada institución”, indica.
Rodríguez afirma, finalmente, que los recursos de este 4% de los parafiscales no les alcanzan para todas las actividades que tienen que atender actualmente.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías