316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Los costos y la baja rentabilidad, los frenos para el ahorro


Los consumidores siguen sin confiar en el sistema financiero, y desde el punto de vista del ahorro, no tener dinero suficiente, los altos costos, la percepción de baja rentabilidad son las principales razones que impiden que la gente deposite su dinero en una entidad.
 
Así lo muestra la Encuesta Colombiana Longitudinal Elca de la Universidad de los Andes que se presentó en el V Congreso de Acceso a Servicios Financieros. Esta tuvo énfasis en los estratos del 1 al 4 de la población colombiana, en la cual los encuestados mostraron su percepción sobre el sistema financiero. En el plano rural, 29,8% de los ahorradores piensa que no cuenta con los ingresos suficientes.
Por otro lado, los aspectos más relevantes para la banca son el hecho de que 20,12% piensen que los costos son altos, 14,13% opine que la rentabilidad que ofrecen estas entidades no es buena y 11,35% no tenga confianza en el sistema financiero.
“El problema que hay es que falta mucha información. La banca a creado productos como cuentas de trámite simplificado y electrónicas que son mucho más baratas y sencillas, pero no han sabido comunicarle esos avances a las personas y eso es lo que también provoca que no haya confianza”, afirma Ximena Cadera, directora de la encuesta Ecla de la Universidad de los Andes. Desde el punto de vista de la banca, se debe seguir trabajando para una mayor transparencia. “Tenemos que mostrarnos como entidades transparentes y trabajar en educación financiera, decirle las cosas al cliente como realmente son, ya que la mayoría de lo que se habla es infundado”, considera Orlando Forero, gerente general de Finandina.
Otras de las principales respuestas fueron la percepción de que el 4 x 1.000 es muy costoso y que las oficinas están alejadas.
Pero, ¿qué hacer para revertir la tendencia? Según Alfredo Barragán, especialista en banca, “los bancos deben crear otras alternativas de ahorro que se ajusten al mismo propósito del ahorro y a la vez, crear instrumentos para cada perfil que cubra las necesidades”.
Con esto, se puede ver como los nuevos ahorradores, la principal forma que tienen de hacerlo es en efectivo, comportamiento que comparte 50,04% del total, seguido por en un banco o entidad financiera con 21,58%. Por detrás, 15,91% lo deposita en fondos de empleados y 11,02% en cadenas destinadas al ahorro.
Temor, razón para no endeudarse
Lo que se puede observar en el estudio es que el temor a no poder pagar el crédito se posiciona de manera destacada como la principal razón para no tomar un crédito financiero.

“La opción también incluye miedo a que le quiten la garantía y el hecho de que los bancos pidan estos colaterales, hace que las personas sientan temor de que pueden perder sus activos. Lo que muestran las cifras es que los consumidores en realidad le tienen miedo a que ocurra algo imprevisto”, agrega Cadena.
Precisamente, en este indicador, cerca de 21% de los hogares consideran que es la principal razón para tomar créditos, seguido por los que piensan que los trámites son excesivos (17%), la tasa de interés es alta (14,5%) o están reportados en centrales de riesgo (10,5%).
En este sentido, tal como destaca Forero, lo principal es cambiar el temor por la sensatez. “Los consumidores deberían cambiar el miedo y ser más sensatos, estar bien enterados de los productos que está contratando, tener una buena programación de pagos y no endeudarse por encima de sus posibilidades”.
La conclusión, es que todavía falta mucho camino por recorrer para que la banca llegue a más personas, algo en lo que la innovación y la tecnología serán actores fundamentales.
¿Para qué se usan los créditos que toman los hogares?
Otro de los aspectos que maneja la encuesta longitudinal es el destino que reciben los créditos de los hogares urbanos. En este sentido, se pudo observar como en primer lugar se ubicó para comprar ropa o comida, tanto para financiación formal como informal. Mientras tanto, en el segundo puesto para las entidades financieras montar o invertir en un negocio y de tercer lugar, pagar las deudas. Mientras tanto, aquellos que toman esos créditos por fuera del sistema los usan para poder pagar deudas y para comprar muebles o electrodomésticos.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías