316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Las pyme dejan de usar el factoring por desconocimiento y altos costos


 

 
Para muchos empresarios de medianas y pequeñas compañías, el factoring resulta ser una herramienta eficaz para convertir las cuentas por cobrar en efectivo inmediato, pero pese a que su uso genera liquidez permitiendo que los clientes optimicen sus cuentas por cobrar y mejoren indicadores tales como el retorno sobre activos, flujo de caja operacional y rotación de cuentas por cobrar, aún hay desconocimiento por parte de los empresarios sobre su funcionamiento y beneficios.
Así lo reveló la encuesta de Anif sobre pyme, que indica que 35% de las compañías del sector industrial no lo utilizan por desconocer el producto, el porcentaje llega a 40% en el sector comercial y a 42% en las compañías de servicio.
De acuerdo con Iván Rodríguez Carrizosa, presidente de Macrofinanciera, “para el pagador o comprador representa beneficios como la disponibilidad inmediata de recursos, aumento de la capacidad de compra al proveedor, manejo eficaz del flujo de caja, ampliación de plazos para el pago a sus proveedores, entre otros”. Así es como este producto se convierte en un facilitador entre el intercambio comercial de un proveedor de bienes y sus clientes.
El factoring es una alternativa financiera que convierte las facturas en títulos negociables, por medio de la venta de la cartera. Es decir, dejando en manos de terceros la labor de cobrar la cuenta, de tal forma que se recibe efectivo sin tener que esperar. Según Rodríguez, “en los últimos años ha habido una gran receptividad empresarial permitiendo que el factoring se consolide como una alternativa de financiación a través de figuras como el confirming”.
De acuerdo con las estadísticas realizadas por Factors Chain International, durante 2012 Colombia obtuvo un volumen de negociación por US$6.122 millones, con una variación negativa de 9% si se compara con 2011 cuando el volumen registrado fue de US$6.696 millones.
¿Pero a qué se debe que las compañías aun no tengan acceso tan directo a esta herramienta? Para Juan Camilo Cruz, vicepresidente de Alianza Fiduciaria, “el bajo contacto con las compañías se debe a la falta y poca calidad de información que hay acerca de estas, lo cual en el futuro lo solucionaría la tecnología, igualmente se debe enfatizar más en educación financiera para que la gente conozca los beneficios y cómo funciona la herramienta”.
Así mismo, según los analistas, todavía existe el temor infundado de que entregar la factura para descuento es una nuestra de que la empresa se encuentra mal financieramente lo cual se traduce en un error, pues la herramienta lo que permite es convertir liquido un activo del balance.
Si bien el país esta atrasado en el uso del factoring en comparación con países como Chile donde el volumen en 2012 fue de US$32.000, este se ha convertido en una alternativa interesante de recursos debido a que crece el financiamiento de las empresas apalancado en sus proveedores, amparado por beneficios como la venta de las facturas al descuento, la protección contra el riesgo de crédito y la certeza en las cuentas por pagar.
Algunas trabas que ha tenido el uso de la herramienta
Pese al auge del negocio de factoring en el país, algunas de las empresas que quieren acudir a este modelo se encuentran con barreras para acceder a este, y que han sido impuestas por sus mismos clientes a través de mecanismos que no permiten la liberación de las facturas, como lo son la imposición de sellos que impiden la negociación de estas y las amenazas de decodificación a los proveedores que endosen sus cuentas de cobro a terceros, lo que ha frenado la masificación de la herramienta.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías