316-874-9929 | info@aseespe.com | Calle 21 # 21-45 Oficina 1501

Producir en Colombia sigue siendo muy caro: Mauricio Cárdenas


El ministro de Hacienda reconoce que el sector
minero-energético se está desacelerando.


La Ocde, exclusivo grupo de países con economías fuertes al que
aspiramos a entrar, dijo esta semana que el principal problema del país es que
sus sectores económicos funcionan a tres velocidades, y que eso no es sostenible
a largo plazo. 


Comparto eso. Para que esta economía tenga éxito, no puede haber sectores que
crecen mucho y sectores que no crecen.


El sector más veloz es el minero-energético, mientras que los que
generan más empleos, la industria y el agro, son los más lentos.


La economía se tiene que rebalancear. El sector minero-energético va a seguir
creciendo a tasas altas, pero no necesariamente las del 15 0 20 por ciento que
hemos visto en los últimos 20 años. Nos hemos propuesto raspar mejor la olla,
pero cada día es más difícil sacar un barril adicional de petróleo.


¿O sea que son ciertos los temores de que el sector está entrando en
una dinámica menor?


Sí, a no ser que aparezca un gran hallazgo. Y hay otro sector donde hay una
gran apuesta, pero todavía no sabemos qué va a pasar, que es el de la minería
del oro. Ha habido mucha inversión, pero todavía no ha aumentado la
producción.


¿Y cómo le está yendo al carbón?


Está siendo desplazado en EE. UU. por un nuevo combustible, el gas de
esquisto, o shale gas, que está atrapado en las formaciones rocosas
sedimentarias. Sin entrar en cosas técnicas, ese gas hace cinco años no existía.
Y hoy hay tanto en EE. UU., que todas las plantas de generación de energía
eléctrica del sureste de ese país, que antes producían con carbón, ahora están
produciendo con ese gas. Sobra carbón en el mundo y por eso está cayendo su
precio.


O sea que hoy menos que nunca, Colombia puede apostarle a un modelo
basado en la explotación de sus recursos naturales.


Tenemos mucho invertido en la industria y en la agricultura y no lo podemos
perder. En cierto sentido, somos más parecidos a México, que tiene una industria
y un comercio con EE. UU. importante, que a Chile y a Perú, que son países mucho
más dependientes del sector de minería y recursos naturales.


El Gobierno parece ser el único que se cree el cuento de que la
economía va a crecer 4,8 por ciento. Casi todos le apuestan al 3 por
ciento.


Naturalmente, soy optimista.


Sea realista.


Lo realista es que el crecimiento va a estar entre el 4 y el 4,8 por ciento.
Hay unos interrogantes que todavía no hemos podido responder. Uno, el de la
construcción. Si bien las 100.000 viviendas son un factor positivo de expansión,
tenemos una realidad y es que la construcción en Bogotá está postrada por falta
de licencias. Ese factor le hace daño al crecimiento general de la economía.


Petro niega que sea tan grande el peso de Bogotá en la desaceleración
de la economía.


Pesa mucho. Porque el sector de la construcción en Bogotá es fácilmente un
tercio de la construcción total en Colombia. Si en Bogotá no hay permisos ni
licencias y no se inician nuevos proyectos, pues eso se tiene que compensar con
más actividad en el resto del país. En eso estamos.


¿Cuál es el verdadero estado de la industria nacional? ¿La infectó la
enfermedad holandesa? ¿La están castigando los TLC? ¿La aplastó la
revaluación?


Todo combinado. La revaluación es tal vez el principal factor. Pero también
es cierto que China, para mantener dinámica su economía, está estimulando a
través del subsidios sus exportaciones. Por eso llegan pares de zapatos a 50
centavos de dólar, o pantalones a un dólar. Cuesta menos ese pantalón que el
algodón con el que está confeccionado. Por esa vía se acaba inundando al mercado
colombiano.


Según un antecesor suyo, China controla su revaluación a las malas.
¿Para allá vamos en Colombia?


La tasa de cambio de $ 1.770 por dólar no es realista. Es artificial. La
realidad está más por el lado de los $ 1.900 o $ 1.950. Desde el Gobierno
estamos haciendo todo lo posible por ayudarle a la tasa de cambio a que suba,
sin forzarla por la vía de imponerla, porque sería perjudicial. Solo generaría
más inflación.


Entonces, ¿está descartado que el Banco imponga a la fuerza una tasa
de cambio más alta?


Descartado. Seguiremos haciendo emisiones. La nación prepagará deuda externa.
Ecopetrol va a endeudarse este año en 2 mil millones de dólares
preferencialmente en moneda nacional, no trayendo dólares. Estamos poniendo todo
el andamiaje del Estado a funcionar.


Si se trata de desincentivar la entrada de dólares, ¿por qué le
bajaron los impuestos a la entrada de capital?


En la reforma tributaria redujimos los impuestos a las inversiones
extranjeras de portafolio que estaban en 33 por ciento, a 14 por ciento. Los
países con los que nos comparamos, Chile, Perú, México, no graban esos
capitales. Teníamos la tasa de los TES (títulos de deuda pública) muy alta, de
6,50 por ciento, para una economía con una inflación que está en el 2,4 por
ciento. Al otro día de tomar esa medida, la tasa de los TES bajó de 6,50 a 5,50
por ciento. Para todos los empresarios colombianos se bajó el costo del
capital.


¿Y si terminamos inundados de capitales?


Por ahora no considero necesarios los llamados controles de capital. Aunque
no creemos que sean tremendamente efectivos, tampoco los hemos mandado al
archivo muerto. Están en un cajón de mi escritorio.


La revaluación se puede controlar si hay superávit fiscal. Pero a
este Gobierno lo acusan de gastón.


Es cierto que nos critican de gastones. El déficit del sector público en el
2010 fue del 3,3 por ciento del PIB. En tres años de Gobierno pasamos de un
déficit alto a una situación fiscal completamente equilibrada. La regla fiscal
hace responsable disciplinariamente al Ministro de Hacienda de que la
incumpla.


Mientras la industria se queja, algunos analistas denuncian que el
Gobierno está recurriendo a medidas proteccionistas. ¿Estamos regresando a la
época de las cavernas?


Buena pregunta. Hay sectores de la industria que piensan que este Gobierno se
está volviendo proteccionista. No es cierto. Nos gusta el libre comercio. Pero
cuando encontramos que hay prácticas abusivas como el dumping, entramos a tomar
medidas, como lo hicimos en confecciones y calzado. Pero los industriales pueden
darse por notificados de que aquí no va a venir una cadena de medidas
proteccionistas para buscar rescatar a los diferentes sectores. Trabajaremos
duro en la tasa de cambio, en reducirles los costos laborales a los industriales
(para eso la reforma tributaria fue muy importante), los costos de logística
-por eso las inversiones en transporte-, en reducirles los costos de energía
eléctrica y gas natural, y estamos comprometidos en mejorar la tasa de cambio.
Pero no lo haremos por la vía proteccionista.


Sigue siendo difícil saber cómo vamos a bajar el desempleo del 10%,
ofensivamente superior al resto de países de la zona.


Colombia es el país con mayor inversión en América Latina. El que tiene las
menores tasas de interés en su endeudamiento. La semana pasada colocamos un bono
en Nueva York a diez años a una tasa del 2,7 por ciento. Impresionante. Pero sí
tenemos un lunar, y es que la tasa de desempleo es la más alta de América
Latina, a pesar de que en este gobierno hemos generado más de 2’600.000 puestos.
El éxito de la economía este año va a pesar en buena parte en el sector de obras
públicas, porque nos permite compensar otros sectores que no están creciendo
tanto, y muy en particular la vivienda en Bogotá.


Dicen que a este Gobierno le falta un poco de autocrítica en materia
económica. ¿Cuál se haría usted?


En Davos, uno de los grandes gurús de la economía mundial, Nouriel Roubini,
dijo que había tres economías en el mundo que estaban haciendo muy bien las
cosas: Colombia, Chile y la República Checa.


La crítica es que no nos podemos dormir en los laureles. Nos está llegando
plata, nos la prestan a intereses muy bajos, pero eso tiene que estar totalmente
acompasado con la producción, y producir en Colombia sigue siendo muy
costoso.


¿Sigue firme en su decisión de apoyar la ponencia de la Corte
Constitucional que acaba con las pensiones millonarias?


El fallo que viene es muy importante. Ojalá la Corte actúe con muchísima
responsabilidad. No hay forma de explicarles a los colombianos que si hay un
acto legislativo que dice que a partir del 31 de julio del 2010 no se pueden
causar pensiones en Colombia de más de 25 salarios mínimos, por la vía de
interpretación de leyes anteriores y fallos judiciales se estén aprobando
pensiones que violan este tope.


¿Realmente, cuánto le cuestan esas pensiones millonarias al
país?


Aunque esas pensiones son pocas en número, son grandes en monto. Nos están
costando 50.000 millones de pesos al año. Con eso podríamos poner a 50.000
adultos sin pensión del grupo de más de 65 años y en condición de indigencia con
un subsidio mensual de cien mil pesos. Esas pensiones se pagan esencialmente con
los impuestos. Pero el Gobierno está convencido de que no solo en este caso sino
en general, tenemos que buscar que los fallos de las altas cortes sean mucho más
coherentes con la realidad fiscal de nuestro país.


¿Qué hacemos con lo que llamo los ‘fallos loquitos’ de la Corte
Constitucional?


En el Congreso pasado no tuvimos tiempo de tramitar un proyecto de ley que
reglamenta la figura del incidente fiscal. Para ponerlo en términos sencillos,
es una especie de derecho de apelación del Gobierno ante fallos de las altas
cortes que comprometen la sostenibilidad fiscal del país. Si hay fallos con
efectos negativos sobre la población, porque generan más déficit, tendremos la
oportunidad ante la misma Corte de presentar un recurso que se llama un
incidente fiscal, una especie de recurso de apelación.


La Ocde recomienda más impuestos a los ricos. ¿Se arrepiente de no
haber aprovechado para eso la reforma tributaria?


Esa crítica me la han hecho. Pero he aprendido de mis antecesores que cuando
se abarca demasiado y se intenta la gran reforma estructural, se hunde. Me doy
por bien servido con que haya pasado esta reforma, que le da más progresividad
al impuesto de los colombianos con más capacidad económica, que elimina la mitad
de los impuestos a la nómina -el gran obstáculo a la generación de empleo-, y
que reduce el número de tarifas del IVA, de siete a tres. Esa es una reforma
estructural.


¿Quién va a reemplazar a los salientes codirectores del Banco de la
República?


Es altísimamente probable que por lo menos haya una mujer.


Al saliente codirector del Banco, Juan José Echavarría, le escuché
alguna vez el cuento de que los mejores ministros de Hacienda de Colombia han
resultado ser los conservadores.


(Risas). Es una evaluación histórica. Espero que lo del presente y futuro
siga coincidiendo con esa evaluación.


Aquí, donde no nos oigan los exministros Rudolf Hommes y Guillermo
Perry.
http://www.eltiempo.com/politica/entrevista-de-maria-isabel-rueda-al-ministro-de-hacienda-mauricio-cardenas_12575857-4

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

febrero 2013
D L M X J V S
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

Categorías